Transparencia

Es imposible lo impredecible,
lo que nadie espera,
te desespera.

Es ridículo lo imponente,
lo que no te apetece hacer,
te hace doler.

Es inútil lo imposible,
lo que mil veces intentas,
ya no te lamenta.

Es callado lo sabio,
escuchar al egoísta,
ya no te crispa.

Es poesía lo transparente,
lo que te llena de alegría.

 

Jose Luis Segura Coronil.

A oscuras

Sin luz,
sin vista,
sin claridad,
sin mí,
sin mi sombra.

Triste con pesadumbre,
en una sombría casa,
sin calor,
sin sol.

Con oscuridad en la niebla,
callado sin ángulo sosiego.

Carente de existencia
en un mundo desconocido
como el hielo infunde.

En color oscuro aparecen
amargas las nubes a su alrededor.

Con un tono salido se retrata
una confusa llamada a ciegas.

Se abren las puertas del cielo
y aparece un Dios incierto.

Un temor se apodera de momentos,
es el verso oscuro, de color negro.

 

Jose Luis Segura Coronil.

Mi musa perdida

Mañana de susurro a mis sentidos,
los atardeceres largos y amargos,
maldito corazón mendigo,
¿dónde me encuentro yo ahora?
tardes en las que llegas,
tú a escondidas,
“yo mismo soy mi mismo frío,
mi misma soledad me abriga”,
despierta el alma ya intranquila,
resuena el amor en cualquier parte,
basta ya de solfeo con hojas de otoño,
escucha la música clásica y elegante
y sino la esperas, déjala amarte…

 

Jose Luis Segura Coronil & Jose Garcia Nieto.

¡Ay marinero pecador!

Marinero de la mar
quién carismático está
su salmón sin pescar
en la red sepultar.

Marinero poca cabeza
aun de poca tocar
son de dulces paseados
capital se es fácil ganar.

Marinero cual encontré
su rabia dura perder
siempre lo todo querer.

 

Jose Luis Segura Coronil. 

Luchadora tú

Y gracias a tí, somos lo que somos… Desde tu infancia has seguido unos pasos firmes, y has demostrado ser la mejor en darlos. Desde tu primer gateo supiste tener agallas, ahora tus garras son de un león y que ganas de vivir irradias. Desde leer a escribir capaz de enseñar eso y más a ser buenas personas honradas y honesta, ¡que grandeza!. Desde los momentos fáciles que disfrutabas tú siempre alegre a los mas amargos y dolorosos, que bueno siempre tenerte con todos nosotros. Desde que tienes razón de ser trasmites con tu palabra, nunca dejo de aprender y aun con la edad que tienes tú nuestro ejemplo, sabes vivir sola. Desde que te observamos aquí al lado tu energía nos da alas, no te separes nunca de mí, danos siempre vida, dame tu magia. Jose Luis Segura Coronil.

Lamento

Como puede ser
que en un lamento
yo escriba atento lo que pienso
y sin quedarme sin aliento
he conseguido una rima
que de llamarse silencio
he descrito lo que siento.

Jose Luis Segura Coronil.

Al cante del Giraldillo

Aleluya al cante del Giraldillo entorpece
y alertando a las macetas se entromete
un poco alicaído, un clérigo en el mundo
replicando la misa de cientos de memos.

Cante que al compás suena a pelo seco
una trompeta que aumenta al presente,
la anciana revela su huída con saber lo
dura que la vida y la muerte se arrecia.

Llamando está la cotorra de la cantimplora,
la suculenta comida de pobres que avispa
un sacerdote con su plegaria y risa acaece
aquél que ya no escucha ni la mismísima.

 

Jose Luis Segura Coronil. 

Un café

En un café sentado
con la música puesta,
dado lo mucho amor que
dás y también restas.

Son las seis y cincuenta
en mi cabeza entrelazan
penas de ayer y hoy en
donde suena una guitarra.

Espero por tí allí,
donde yo te ausento,
donde te ignoraba y
ahora sí que te siento.

Solo es cuando sí que
comprendí a amarme,
ya eres tan solo un café
que era amargo tomarse.

Aun me gusta el café
caliente de la cafetera,
pero uno del bueno,
sin zurrapa ni tierra.

Este me lo tomo muy
pero que re-que-te-lento,
lo deshago en mi boca
agarro a dos manos y beso.

Solo es mejor saborearlo
el sabor fuerte que me dás,
y si eres puro y verdadero
no pido nada de más.

Desde por la mañana
te huelo todo el día,
me miras y siento que
te tengo cerca mía.

Un placer el tuyo único
el tenerte en mi interior,
caliente y desvariado
eres café mi perdición.

 

Jose Luis Segura Coronil. 

Chelsea Physic Garden

El jardín de los besos,
de tus labios con los míos,
de tus flores y mariposas
tú frente a mí, me abrigo.

Y creí que mi beso era
tierno en otras bocas,
pero cuando beso la tuya
no pienso en otra cosa.

Y creí que este jardín
era próspero y fértil
con flores, tallos, raíces
y musgos, pero para el jardín
de la vida, tú sonrisa no
la cambio por éste.

Y creí que en el laberinto
encontraría la magia,
en los grandes parques;
pájaros preciosos y guirnaldas.

Sin saber
que en tu jardín
pequeño y recogido,
se encuentra lo simple,
lo magnífico.

 

Jose Luis Segura Coronil.

Blog at WordPress.com.

Up ↑

Letras & Poesía

Literatura Independiente

Poesia y Emociones

Sumérgete en el mundo de las emociones a través de la poesía

%d bloggers like this: