La estacion del este.

Echaré de menos el húmedo cabestril de tu cama, 

el cuál me arropába a tus escalchadas piernas,

me suspirába que te besára muy requete despacio,

imaginando como mis manos varonil te engatusaban. 

 

Aún recuerdo aquella noche que comenzó a nevar,

y juntos nos compenetramos como abejas al enjambre,

y derritiéranse los besos que nos dimos aquella noche,

la nieve quedára sepultáda en nuestro jardin y escapáramos. 

 

Dime dónde quedarán las lágrimas en la puerta de tu casa,

y el verso que te escribiéra sentado en la estación de metro,

hasta que mis lágrimas se secáran y comenzáran a andar,

sin rumbo fijo al infinito, sin salida, como sin vida quedára

Te añoro.

Te beso y te imagino
así como cuando camino.

Que resultante a veces
te pareces demasido a mí.

Y eres tú con tus ojos lagrimados
que me vacían el alma a pedazos.

No hay cosa que desee sin pendulo
ni pájaro que necesite tanto su nido.

La fuerza de mi vida eres tú, pero
deseo que creas en mí como nunca.

Vacíate y que no quede una gota
de amor que puedas darme a oscuras.

Porque si estás conmigo esta noche
seremos eternos en el diluvio.

 

Jose Luis Segura Coronil.

El Valle de los caídos

Como un alma equitativa
que atraviesa una gruta
se desquita de su locura
de pensamientos presos.

Encierras todo el sombrajo
que escondes en tu naranjo
de ricas y maduras frutas
del amor fresco del año.

Aguacero se hace al puente
caedor de los convalecientes
destino de tantos valientes
caídos sin ninguna piedad
en nuestro Valle del Jerte.

 

Jose Luis Segura Coronil.

La Soledad me entretiene

Siempre te recuerdo,
aunque ya no estás
tranquila ya no sabrás,
si provocas en mí ese sosiego.

Lágrimas que se evaporan,
arenas que se diluyen,
gotas de agua que se quedan,
besos que jamás se pierdan.

Aun así sigo aquí,
lejos de mi familia,
luchando por mi destino,
sabiendo que te he perdido.

Me estoy acostumbrando,
solo a esta soledad,
que me atormenta y calla,
a la vez que me alimenta.

Sueños entrometidos,
por un tiempo malgastado,
camino sin un rumbo fijo,
que a la deriva van fingidos.

¿Porqué eres así soledad?
Tan lejos hemos llegado,
y tan amargo el momento,
que aún te sigo queriendo.

Que me gusta sentirte,
pues cuando más sólo estoy,
es cuando más te siento…

 

Jose Luis Segura Coronil.

Agua cae

En el silencio despejado
el agua caía sin cesar
como cieno aparecía
y regaba caídas flores.

En el cristal ya sucio
el agua caía y caía
sin dejar de caer
la noche acaecía.

En un ruin amanecer
el agua crecía entre
las calles y no había
casi nadie y la lluvia
era un despilfarro. 

En la cuna de los arboles
pájaros lucían con melodías
cantando al son de la música
son de primorosas alegrías.

En tí solo, tan solo en tí
ya me veía, y cuando
sin embargo, llorando…
la vida seguía…

En mi había agua
sed que aun tenía
llenando de pleno
mi dulce agonía…

En una de esas noches
de lluvias, tormentas y
truenos, el sol, como casi
siempre no aparecería…

 

Jose Luis Segura Coronil.

La ausencia de mi alma

Y sí! …así es…

Como ya te advertí 
no te escribiré en un
solo instante pero si
lo pienso ya te intento.

La cama esta solitaria
y la serpiente exhausta
de llorar agazapada y
sin digerir su melodía.

Y aún no se si sigues
o sino y viviendo tan
cerca de los dos o quizás
te partistes el corazón.

La mirada nunca olvidaré 
y creemé la deseo cada día
pero más y me es imposible
olvidar esos ojos ausentes.

Y sabiendo que añoras
prospero en no volver
y a pisar tus tierras
que de mis semillas
barbecho ven nacer.

El anhelo del dolor
el llanto de mi silencio
el camicace  de mi boca
el no de la mía siento.

Y si ese conjuro…
de tu boca callada y mordida
de tu mano prieta y perdida
de tu olor malevo y seco
me atrapára pues no cedo.

La cómplice de mi destino
la llevo aquí conmigo
te ayudaré a caminar
no cometas el mismo error
‘te dije’ y ‘te digo’.

 

Jose Luis Segura Coronil.

Recuerdo

Me miro frente al espejo
pero ya no estás junto a mí
que casualidad más grande
el que nos encontráramos.

Porque los años y años
no han pasado en vano
porque es verdad que no
se nada de como te va
pero se que aún te amo.

Tengo un secreto que no
debería ni de contarte
pero debes de saber pues
que esta noche te he soñado.

He imaginado que volvíamos
a ser la pareja que fuimos
que nunca nos separaríamos
y es cierto, ahora ni existimos.

A veces me pregunto dónde
te encontrarás en el mundo
y también sé que jamás verás
a nadie como yo, así desnudo.

Por eso te recordé anoche
porque de un modo u otro
siempre estarás en mí fiel
como te prometí en el camino.

 

Jose Luis Segura Coronil. 

Vivir sin tí

De día es,
creo que todo,
ha sido un sueño,
pero no, ya no estás,
te has marchado sin más,
has dejado nuestro universo,
ese que como sabes está muerto,
y el día se hace noche y la noche día,
se queda apagada porque la cama vacía,
ya no te soporta, se me cae el techo encima,
no puedo ni cerrar los ojos porque perturbados,
y poseídos se han marchitado en una incertidumbre,
la que no encuentra ninguna justicia que le haga cobijo,
porque la vida es terriblemente injusta como es vivir sin tí…

 

Jose Luis Segura Coronil. 

Peace & Love

No estaba inspirado 
el ratón con el gato,
le dejó que usurpara
en el pescado dejado.

Se sentó frente a frente
con una flojedad carente,
le miró como impasible así
haciendo un ruido indigente.

Después de tanto alago
se queda mudo y callado,
escucha latas de conserva 
y con paz limpia la melva.

Chascarrillo en el frío
que azotaba la calle,
llena de residuos y
de gente deplorable.

Luego los señalaban como
mero responsables de todo,
cuando el ser repugnante
se preocupaba por poco.

Se tocaban la cara con apetito
en busca de la unión y cohesión,
encuentro símil a un convenio y
comenzaron a vivir sin requiebros.

“No había motivos para huir y
perseguir el uno al otro cuando
amar era en el mismo lugar”.

 

Jose Luis Segura Coronil.

Blog at WordPress.com.

Up ↑

Letras & Poesía: Literatura Independiente

Colectivo de poetas y escritores de España y Latinoamérica

Poesia y Emociones

Sumérgete en el mundo de las emociones a través de la poesía

%d bloggers like this: