Un café

En un café sentado
con la música puesta,
dado lo mucho amor que
dás y también restas.

Son las seis y cincuenta
en mi cabeza entrelazan
penas de ayer y hoy en
donde suena una guitarra.

Espero por tí allí,
donde yo te ausento,
donde te ignoraba y
ahora sí que te siento.

Solo es cuando sí que
comprendí a amarme,
ya eres tan solo un café
que era amargo tomarse.

Aun me gusta el café
caliente de la cafetera,
pero uno del bueno,
sin zurrapa ni tierra.

Este me lo tomo muy
pero que re-que-te-lento,
lo deshago en mi boca
agarro a dos manos y beso.

Solo es mejor saborearlo
el sabor fuerte que me dás,
y si eres puro y verdadero
no pido nada de más.

Desde por la mañana
te huelo todo el día,
me miras y siento que
te tengo cerca mía.

Un placer el tuyo único
el tenerte en mi interior,
caliente y desvariado
eres café mi perdición.

 

Jose Luis Segura Coronil. 

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out /  Change )

Google photo

You are commenting using your Google account. Log Out /  Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out /  Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out /  Change )

Connecting to %s

Blog at WordPress.com.

Up ↑

Letras & Poesía

Literatura Independiente

Poesia y Emociones

Sumérgete en el mundo de las emociones a través de la poesía

%d bloggers like this: