Un café

En un café sentado
con la música puesta,
dado lo mucho amor que
dás y también restas.

Son las seis y cincuenta
en mi cabeza entrelazan
penas de ayer y hoy en
donde suena una guitarra.

Espero por tí allí,
donde yo te ausento,
donde te ignoraba y
ahora sí que te siento.

Solo es cuando sí que
comprendí a amarme,
ya eres tan solo un café
que era amargo tomarse.

Aun me gusta el café
caliente de la cafetera,
pero uno del bueno,
sin zurrapa ni tierra.

Este me lo tomo muy
pero que re-que-te-lento,
lo deshago en mi boca
agarro a dos manos y beso.

Solo es mejor saborearlo
el sabor fuerte que me dás,
y si eres puro y verdadero
no pido nada de más.

Desde por la mañana
te huelo todo el día,
me miras y siento que
te tengo cerca mía.

Un placer el tuyo único
el tenerte en mi interior,
caliente y desvariado
eres café mi perdición.

 

Jose Luis Segura Coronil. 

Chelsea Physic Garden

El jardín de los besos,
de tus labios con los míos,
de tus flores y mariposas
tú frente a mí, me abrigo.

Y creí que mi beso era
tierno en otras bocas,
pero cuando beso la tuya
no pienso en otra cosa.

Y creí que este jardín
era próspero y fértil
con flores, tallos, raíces
y musgos, pero para el jardín
de la vida, tú sonrisa no
la cambio por éste.

Y creí que en el laberinto
encontraría la magia,
en los grandes parques;
pájaros preciosos y guirnaldas.

Sin saber
que en tu jardín
pequeño y recogido,
se encuentra lo simple,
lo magnífico.

 

Jose Luis Segura Coronil.

Miedo de amar

A veces, me miro al espejo
y siento qué tengo miedo.

Que ya no se caminar
por un simple sendero,
que lo único que quiero
son tus tiernos besos.

Que me mires como yo
te miro muy desde adentro,
que tus miradas cómplices
sean reales pero no en sueños.

No me dejes dormir
un minuto, si contigo
puedo vivir maravillas,
aguanta el trago chiquilla.

Si es que a veces comienzas
a besuquearme la oreja y
me pierdo en tu compleja boca,
a veces, tú deberías ocupar todas
mis horas.

Que ya lo sabes el alcance
de mi sensible y despiadado
corazón y cuanto más lo abres;
-‘Te amo con razón’.

 

Jose Luis Segura Coronil.

Muero en tí.

Muero en tí,
desde la primera vez
hasta la última vez que te vea.

Muero en tí,
desde que tú me atrapas
con tu mirada inocente.

Muero en tí,
desde cada segundo
que escucho el latir de tu pecho.

Muero en tí,
y desaparezco del mundo,
aunque mi mirada
sigue clavada en la tuya.

 

Jose Luis Segura Coronil.

Amor en el Generalife

Laberinto de arboledas
en las calles de tu puerta.

Abanicos de colores y
amasijos de escayola.

Puertas fuertes de madera
de las que caén migajas.

Coral escrito con la pluma,
de la mano;
amoríos y guirnaldas.

Rosas en el mirador y
en la caseta la sultana.

Ojos muertos de dolor
y que ciego el amor
cuando no puedes ver nada.

 

Jose Luis Segura Coronil.

Ciego

Cuando la mar hace brillar

no mires al sol reflejar,

sé que te puedes quedar

como es un ciego al pasar.

 

Niño es el mar, cuando hablar,

suelo de oscuro al gritar,

suena la mano, Don Juán,

pierde su dulce cantar.

 

Mar de las arenas busqué,

la verdad que no la encontré,

un poco tarde llegar,

supe la vida querer. 

 

Jose Luis Segura Coronil.

Nostalgia

Te miraba sin palabras,

con dolor, con desvarío

y perdía con nostalgia

ese amor que había vivido.

 

Perdido en tu mirada,

la muerte es el destino

que sepulcra los amores

de un amor que se ha perdido. 

 

Quedando roto en el olvido. 

 

Jose Luis Segura Coronil.

Blog at WordPress.com.

Up ↑

Letras & Poesía

Literatura Independiente

Poesia y Emociones

Sumérgete en el mundo de las emociones a través de la poesía

%d bloggers like this: